La diversidad de ambientes que tiene la geografía insular le hacen una región verdaderamente atractiva. Además de azul y cálida por estar rodeada de mar y tener un radiante sol los 365 días del año, hay un espectacular paraje verde y frio que se lo proporciona el Cerro Copey.
Es así como en el abanico de oportunidades recreativas está la ruta agroecoturística, en la que los visitantes conocen una Margarita desde arriba, donde manantiales, tierra fértil, coloridas flores y hasta siembra de cacao se convierten en un ecosistema muy diferente al que estamos acostumbrados a disfrutar de sol y playa.


Para conocer esta Margarita diferente, surgió un proyecto familiar denominado “Sabores de Altura”, el cual con apoyo de la Alcaldía del Municipio Arismendi ha buscado vincular la productividad de la tierra con el disfrute turístico.
Nacary Vásquez, Guía de la ruta “Sabores de Altura”, vive cada visita como si fuera la primera, de hecho, cuenta que este paseo ha existido toda la vida, pues son terrenos de la familia, pero desde hace unos años le dieron utilidad agrícola y poco a poco aprendieron a sumarle atractivo turístico.
También, Luisana Romero Farias, presidente de la Fundación Luisa Cáceres de Arismendi, dijo que este anima a darle una mirada diferente a Margarita y afirma que “Sabores de altura” es un paseo muy alentador porque además de mostrar la importancia de la preservan el medio ambiente, se potencia la razón económica de los agricultores y se vincula con el turismo verde viviendo la experiencia de un paseo toralmente de montaña.


Lo diferente
“Sabores de Altura” ubicado en el sector La Sierra, en el parque Cerro Copey, es un paseo genial que puede comenzar en el centro de la ciudad de La Asunción. De allí hasta el campamento se recorren unos 15 minutos, pero a los 5 minutos ya se comienza a sentir el cambio del clima, la vegetación y por supuesto el ánimo de las personas al encontrar un paisaje tan diferente.
El cerro Copey es la región montañosa más alta del Estado Nueva Esparta, ubicado a 960 metros sobre el nivel del mar. Fue decretado parque Nacional en 1974 con el fin de proteger sus rasgos naturales que entre otros tiene las únicas fuentes de agua permanentes de la isla y un particular ecosistema con especies de flores endémicas como helechos, y frutos como el mamey, pero también ahora hay un importante cultivo de cacao.
Esta fruta es orgullo de la familia Vásquez, ya que Miguel Rodríguez, un joven venezolano apasionado por el cacao, internacionalmente premiado y creador de la marca de chocolate “Herencia divina”, estuvo en el lugar y asegura que el cacao de La Sierra es de primera por su semilla blanca.
La historia es que la primera semilla vino de Paria, estado Sucre. Sembraron tres matas, pero solo una prendió. De eso hace 50 años, y hoy es parte de lo que disfrutan los turistas durante su recorrido.
Ciertamente esta es una ruta de sabores. Los visitantes son premiados con jugo de la fruta de temporada que puede ser Jobito, mamey, caña de azúcar y por supuesto probar el cacao y aprender sobre su culticv y procesamiento.
Ahora que el turista no busca solo lo más obvio, sino se interesa en explorar, la ruta “Sabores de altura” destaca entre los lugares de visita, pues permite a la isla de Margarita mostrarse además de muy azul, también intensamente verde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *