Pedro González Silva

Por estos días estamos bajo los efectos de la conjunción de Júpiter y Urano en el signo de Tauro. La unión de estos dos astros no se daba desde 27 años atrás, es decir, desde 1997. Y ahora que se ha vuelto a dar, nos está trayendo “sorpresas” políticas, con el añadido de que estas “sorpresas” también se han dado bajo las energías de Mercurio retrógrado.

Los efectos de esta conjunción son de largo alcance, es decir, no necesariamente provoca sucesos inmediatos; o estos sucesos, de darse en lo inmediato, a su vez generan procesos de cambio que se van desarrollando en varios años.

En esta ocasión me referiré a los sucesos políticos que se dieron en Venezuela en el 97, bajo los efectos de una conjunción de Júpiter y Urano, en aquel tiempo en el signo de Acuario, y luego nos referiremos a los efectos que se están manifestando en la actualidad.

Nuestro sistema político anterior, contaba con dos partidos predominantes, que polarizaban las simpatías del electorado: Acción Democrática y Copei.

Cada vez que se avecinaba un proceso electoral presidencial, los candidatos de estos dos partidos (militantes de dichas organizaciones), se posicionaban como favoritos, y se tenía la certeza de que uno de ellos sería el ganador.

Para 1997, ambas organizaciones estaban en proceso de declive, y bajo la conjunción de Júpiter y Urano, aparecieron candidaturas independientes, como las de Irene Sáez, o de ex militantes de los partidos tradicionales que se independizaron (Claudio Fermín y Henrique Salas Romer), y la del ex militar que en 1992 intentó derrocar al gobierno del momento: Hugo Chávez.

Bajo esta conjunción, se empezó a derrumbar el sistema político tradicional y florecieron nuevos liderazgos independientes. En el 97, la gran favorita era Irene Sáez, y le seguía en preferencias Claudio Fermín.

Sin embargo, las sorpresas que trae esta conjunción, se fueron manifestando a lo largo de todo un año. Es así como en 1998, se desinflan las candidaturas de Irene Sáez y Claudio Fermín, y empiezan a subir como la espuma las de Hugo Chávez y Salas Romer. El resultado ya lo conocemos, y también sabemos que de esta forma murió el viejo sistema político que rigió en Venezuela por espacio de 40 años.

Ahora, meses antes de esta nueva conjunción de Júpiter y Urano, asistimos al derrumbe de los partidos y liderazgos que han estado activos a partir de la llegada del nuevo sistema político en 1999, y se da el fenómeno del liderazgo de María Corina Machado.

Todos sabemos lo que ha ocurrido hasta el presente, y las razones por las cuales Machado no pudo utilizar su liderazgo para concretar sus aspiraciones presidenciales.

Un día antes del día en que ocurrió de manera exacta la conjunción de Júpiter y Urano, se anuncia la candidatura de un personaje notable, ´pero desconocido para la gran masa: Edmundo González Urrutia.

El anuncio fue hecho el 19 de abril en la noche, y el día 20 se dio de manera exacta, esta conjunción planetaria. Fue para la gran mayoría, una decisión sorpresiva y que rompe aún más con los liderazgos tradicionales.

Muchas veces, en elecciones pasadas, se hablaba de un “outsider”, un candidato desconocido que aparecería de pronto, pero nunca ocurría, al final, siempre quedaban los ya conocidos, pero en esta ocasión, se dio ese batacazo, apareció ese “outsider”.

Pero ahora es cuando se irán dando sucesos renovadores y sorpresivos, producto de esta conjunción de Júpiter y Urano.

Por ejemplo, hay que tomar en cuenta que González Urrutia quedó ratificado como candidato presidencial en momentos en que Mercurio se encuentra en su movimiento retrógrado, y generalmente, las decisiones y acuerdos que se dan bajo esta energía, no se cumplen o terminan modificándose de alguna manera.

Por ejemplo, presidentes electos o juramentados con Mercurio retrógrado, no han terminado sus mandatos; en el caso de Hugo Chávez, que fue electo en el 98 con Mercurio retrógrado, él técnicamente no concluyó el mandato para el que fue electo, pero permaneció en el poder gracias a una nueva elección bajo los parámetros de una nueva constitución.

Con esto queremos decir, que la designación de Edmundo González Urrutia bajo esta energía de Mercurio retrógrado, puede traer algún cambio en el camino: una renuncia, una sustitución, una anulación, o alguna otra situación, o tal vez, pueda significar que, de ser electo, su mandato sea muy corto y llame a una nueva elección.

En todo caso, con esta conjunción de Júpiter y Urano, y el añadido de Mercurio retrógrado, muchas cosas sorpresivas se pueden ir dando; en líneas generales, la conjunción como tal debe generar cambios a fondo, renovación, un nuevo gran ciclo.

El hecho de que esta conjunción se dé en Tauro, pone énfasis también en aspectos económicos, no solo en Venezuela, sino en todo el mundo; es tiempo propicio para un reacomodo global de la economía, e igualmente es un tiempo de renovación a fondo y reorientación en nuestros valores de vida, tanto individuales como colectivos.

CONSULTAS ASTROLÓGICAS.- La carta astral te ayuda a conocer tu potencial, aprovechar tus aspectos positivos y trascender los negativos para evolucionar. La posibilidad de éxito se incrementa cuando sabes cómo aprovechar tus fortalezas y trabajar tus debilidades. No andes a ciegas por la vida.

Si deseas encargar tu carta astral elaborada por mí personalmente (la carta astral es para toda la vida), y tu revolución solar (proyecciones para un año), escribe a mi WhatsApp: +58 4248015998, y te enviaré la información respectiva.

Ilustración: https://galeriapetrograph.com

Instagram: @pgsilva_astro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *