ENEDA VALERIO RODRIGUEZ
@eneidavalerio
Han bajado en volumen y tono las declaraciones de los voceros del régimen en estas últimas dos semanas. Se ha producido un receso discursivo, moderador de la incontinencia verbal erosiva y disruptiva que por muchos años ha caracterizado a la Revolución del s. XXI. Todo esto, consecuencia de varios acontecimientos enlistados en la agenda política nacional y derivado en primer lugar, por la presencia del Fiscal de la CPI Karin Khan en Caracas y cuyas declaraciones sin ambages, sentaron su posición sobre la continuidad del proceso de investigación en nuestro país, en cuanto el cometimiento de crímenes de lesa humanidad.
Asimismo, la aceptación del CNE al inscribir a Edmundo González como candidato de la MUD y UNT con miras a las elecciones presidenciales del venidero 28 de julio, después de haberse negado y descalificado a los opositores de manera irrespetuosa. Como corolario de tales eventos y quizás, aunque esperada, fue sorpresiva ya que se observó una respuesta dura del gobierno norteamericano; la reimposición de sanciones, que ha facilitado la consecución de las conversaciones y negociaciones entre ambos gobiernos, generando ruido las variadas declaraciones de funcionarios del gobierno de EE.UU.y de otros voceros tanto del partido Republicano y del ámbito político y social.
Edmundo González, es diplomático de carrera y reviste singular importancia, para el país la impostergable definición de alianzas y estrategias con el mundo que nos permita reinsertarnos, porque el aislamiento que nos identifica, nos imponen asimismo, sanciones de carácter ético en las relaciones internacionales, esenciales para la convivencia plural e inclusiva.
El régimen, exhibe una orfandad muy comprometida en esta materia, ya que se han reducido las relaciones a unos particulares aliados; Rusia, Irán y China que arrastran serias dificultades en las políticas internas de sus administraciones. Los dos primeros, mantienen conflictos prolongados con Ucrania e Israel respectivamente y mientras Rusia, conforme últimas informaciones aparece involucrada en la trama de corrupción de Tareck El Aisami, Irán bajo amenaza de Israel su antiguo enemigo, ha debilitado su poderío frente a este atacante y el mundo global.
En este contexto internacional, caso especial, constituye China, ya que las relaciones bilaterales se han hundidas en buena parte, por la alta deuda contraída e incumplida por Venezuela en varias negociaciones con aquel gigante asiático.China con importantes intereses en la Guyana Esequiba, hasta la fecha, no ha fijado posición a favor de nuestro país.
Y cuando examinamos estas relaciones a nivel de la Región encontramos que siendo tan cercanas con nuestros vecinos; Colombia y Brasil, allí el dialogo de sus mandatarios Gustavo Petro y Lula da Silva, participes ideológicamente con el presidente Maduro, marcaron diferencias debido a la negativa del régimen de facilitar la participación transparente de la oposición en la participación politica con ocasión de las elecciones presidenciales del venidero 28 de julio. No hay dudas que se enfriaron las mismas.
Brasil igual que China tiene intereses en Guyana pero no se ha pronunciado en el reclamo de Venezuela, frente a las pretensiones del régimen de Guyana. Tampoco lo ha revelado el Caricom.
El candidato de la transición, como se ha presentado Edmundo Gnzàlez,en varias entrevistas, jugará un rol fundamental en ese proceso de reinserción que luce complejo y cuyo abordaje deben asumirlo especialistas y conocedores del asunto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *