Pedro González Silva

El efecto de Plutón es tal vez el más atormentante, el que trae mayores conflictos internos, crisis, obsesiones, comportamientos “intensos” y agotadores; y si resolvemos bien sus energías, nos ayuda a desprendernos de lo que nos atormenta, a “cambiar de piel”, a renacer; pero si no sabemos canalizar tan extremas cualidades, nos conduce hacia la autodestrucción.

Cuando hablamos de Plutón no puede haber adornos, es necesario decir las cosas con crudeza, pues así es la energía de este astro: bipolar, psicópata, controlador, demoledor, generador de transformaciones tan profundas como dolorosas: la recompensa para quien logra superar su paso, es la resurrección.

Hay dos obras literarias que se me asemejan mucho a las cualidades de Plutón: una de ellas es la novela “El Túnel”, de Ernesto Sábato, y la otra novela, es “Demian”, de Hermann Hesse.

El personaje principal de “El Túnel”, el pintor Juan Pablo Castel, es un ser totalmente obsesivo, lleno de traumas, con grandes repulsiones hacia cierto tipo de gente, solitario, que logra hallar un gran amor (María Iribarne) en una de sus exposiciones artísticas, y se fija en ella porque es la única persona que nota un detalle, insignificante para los demás, como es una ventanita en uno de sus cuadros.

Tan solo por ese motivo, se obsesiona con ella, y aunque al momento no se atreve a hablarle, luego de que ella se va, inicia una pesquisa muy plutoniana, para tratar de hallarla, hasta que lo logra.

Ella, por su parte, también tiene su toque de Plutón: introvertida, misteriosa, de pocas palabras, no da explicaciones. Ella entabla una relación con él, aun siendo casada (un matrimonio algo extraño con un hombre mayor y además, ciego).

Casi desde el inicio, la relación se vuelve tormentosa: celos, necesidad de control, y sobre todo, en lo interno de Castel, un diálogo mental atormentado, lleno de sospechas y recriminaciones, que lo llevan del amor al odio con igual intensidad, y esto se potencia con el comportamiento extraño de ella, de medias palabras y pocas aclaratorias.

Él la mata, y no es que les esté contando el final, porque al inicio de la novela, él informa que la asesinó, y de allí empieza a rememorar como llegó a ese acto; y es que esta no es una novela de suspenso con un final sorprendente, es un viaje hacia lo profundo de una psique atormentada.

En este caso, el resultado de las energías plutonianas fue la autodestrucción, allí no hubo misericordia ni renacimiento, sino la caída a lo más profundo del infierno.

En el caso de la novela de Hermann Hesse, “Demian”, las energías plutonianas, igual de intensas y dolorosas, sin embargo, llevan a un proceso de transformación, de evolución, de renacimiento.

Muy acorde con esta idea, Hesse nos dice que, así como el pájaro rompe el cascarón, para nacer hay que destruir un mundo. Esta idea es sin duda, una de las mejores descripciones de la energía plutoniana.

En este libro se cuenta la intensa transformación del adolescente Emilio Sinclair, bajo la poderosa influencia de un amigo de mayor edad, Max Demian, que lo lleva a “destruir un mundo, de una moral, en favor de una poderosa vida interior reprimida, liberación definitiva de una herencia, una educación y un pasado”.

Destaca en este relato el enamoramiento del joven hacia una mujer mayor, y la relación psíquica que ambos establecen, en el uso de poderes de concentración mental, para comunicarse de alguna manera.

Asimismo, otro punto muy plutoniano de esta obra, es la comparación de un mundo luminoso con un mundo oscuro, el bien y el mal, el miedo, los secretos pecaminosos, y la transformación de un punto de vista moral, donde un personaje bíblico que encarna al bien, Abel, pasa a ser el malo o en todo caso el cobarde, mientras que Caín, que asesinó a su hermano, es reivindicado por hacer valer sus derechos y se convierte en héroe.

El resultado, más allá de los hechos que narra el libro, es la evolución que vive Emilio Sinclair, su renacer, su crecimiento interno.

De cualquier modo, el camino que nos traza Plutón, ya sea a través del área en que lo tengamos ubicado en nuestra carta astral, ya sea por un tránsito planetario (ese tránsito es de larga duración y más largo alcance) siempre será “intenso”, una verdadera sacudida interna.

CONSULTAS ASTROLÓGICAS.- La carta astral te ayuda a conocer tu potencial, aprovechar tus aspectos positivos y trascender los negativos para evolucionar. La posibilidad de éxito se incrementa cuando sabes cómo aprovechar tus fortalezas y trabajar tus debilidades. No andes a ciegas por la vida. Si deseas encargar tu carta astral elaborada por mí personalmente (la carta astral es para toda la vida), y tu revolución solar (proyecciones para un año), escribe a mi WhatsApp: +58 4248015998, y te enviaré la información respectiva.

Ilustración: https://galeriapetrograph.com

Instagram: @pgsilva_astro

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *