Manuel Avila

Todas las encuestas de opinión salvo las que maneja Globovisión arrojan resultados escandalosos a favor de Edmundo González Urrutia, el candidato de la Unidad Nacional para ganar las elecciones del 28 de julio. Eso no solo lo dicen los estudios de opinión de manera generalizada, sino que la mayor parte de la gente sostiene que quiere cambiar el modelo político del país. Esa es una decisión soberana y la tendrán que respetar los que en el pasado decían que “la voz del pueblo es la voz de Dios”. Esa afirmación alude a que lo que decidió el pueblo durante 25 años en más de 18 elecciones, ahora tiene validez cuando es la misma gente la que se cansó de tanta politiquería socialista para entrar en el modo cambio.
Es lo que dice la gente del pueblo llano en las calles del país que se han sumado de manera unánime a la emoción que ha generado María Corina Machado en los pueblos de Venezuela. Una conexión con la gente que no se veía en Venezuela desde que Chávez logró convencer al pueblo que era la opción para transformar la patria de Bolívar.
Cuando los pueblos deciden que quieren cambio nadie los detiene y eso está ocurriendo en el territorio nacional donde las mayorías se le voltearon al régimen para entregarse a la campaña atípica de una mujer que caló en el alma nacional por su manera de expresarse al dirigirse con pasión a un pueblo cansado de sufrir tanto en los últimos 25 años. Los mismos que ayer estuvieron vitoreando a Chávez y a Nicolás ahora levantan las antorchas para rendirle tributo a la popularidad de una mujer que retó al régimen y le sonó las maracas para decirle que Venezuela quiere cambios.
La Dama de Hierro como la llaman las mayorías retó al régimen que la inhabilitó por temor a perder por paliza avasallante ante una mujer imbatible y corajuda que les gritó consignas de cambios en sus propias narices para ganarse el respeto de todos los venezolanos. Es que esta mujer que fue capaz de enfrentar al mismísimo Chávez en la Asamblea Nacional creció en popularidad hasta convertirse en la líder de las mayorías. De eso se percataron los ideólogos del proceso que llegaron a creer que tenían el juego controlado cuando dividieron los partidos políticos con una decisión judicial que le dio a AD a Bernabé Gutiérrez uno de sus aliados de mayor poder político, a Alvarado de Copei el convertir el partido fundado por Caldera en una botella vacía, a Primero Justicia al convertirla en Primero Venezuela en manos del José Brito y a VP en manos de Rati. Eso sin mencionar a Bertuchi, Claudio Fermín y el Conde El Guácharo que junto a Bertuchi, Ecarri y Ceballos conforman una corte de alabarderos del régimen.
Ante esa mentira opositora que solo busca dividir el monolítico liderazgo de una oposición que consiguió amalgamarse en la idea de transformar a Venezuela para siempre, nace el país del amor que sueña esperanzas y apuesta a la proyección de una mejor nación.
A 57 días del 28 de julio la matriz de opinión sembrada en el alma nacional no podrá cambiada por efectos mágicos de soñadores que aspiraron quedarse en el poder para toda la vida. Nadie podrá cambiar la decisión tomada hace buen rato y que ahora con la dupla María Corina Machado y Edmundo González se metió en el corazón de los venezolanos para siempre.
Pareciera que el Gobierno Nacional fuera el equipo asesor de María Corina Machado porque han cometido errores que solo han servido para catapultar la fortaleza de una figura que aun cuando no es candidata por haber sido inhabilitada por el régimen, es la figura electoral que el pueblo venezolano vitorea y considera su candidata sentimental. De esa forma MCM lleva las riendas de la campaña en los distintos escenarios del país y Edmundo González es la opción de triunfo que garantiza la transición en Venezuela.
Con esa decisión tomada por la gente no hay dudas que la avasallante victoria de la oposición venezolana el 28 de julio será una gran lección para un pueblo que rompió las cadenas para mostrase ante el mundo como un pueblos de conciencia limpìa. Y es por eso que desde el Norte hasta Madrid reconocen el liderazgo de una mujer con carácter que mueve fichas para iniciar la transformar del país.
No quedan dudas que al chavismo se le cayeron los dientes en estos 25 años acurrucados en el poder y disfrutando de las bondades del mando, pues es evidente que los que jamás soñaron poder andan dando brincos en sus funciones al frente del gobierno. No esperaron nunca los socialistas que de la oscuridad le saldría un candidato o una candidata que tuviera el coraje para liderar el nuevo amanecer de la Venezuela.
Eso está ocurriendo en el país en medio de la crisis cuando nació la esperanza de cambios y la nueva forma de ver el mundo a través de un cristal que permita ver un nuevo amanecer para estos pueblos convertidos en espacios donde la pobreza y la miseria se regodearon en medio de la deformación de la democracia, pues como dijo Octavio Paz “Sin libertad la democracia es despotismo, sin democracia la libertad es quimera”
.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *