Manuel Avila

Una matriz de opinión no es más que un arreglo de los datos de opinión en forma de matriz, construido para motivar la variación de las opiniones sobre un tema, según los distintos parámetros que se utilizaron para calificar sus opiniones. Esa matriz de opinión que recorre las calles de mi Venezuela hace meses se ha sembrado en el alma nacional y a solo 40 días del 28 de julio no es posible cambiar la decisión de los venezolanos de cambiar de modelo político.
La gente se dejó de vainas y se olvidó de beneficios otorgados por el gobierno de los mendrugos entregados por el Gobierno Nacional para mantener cautivos a muchos venezolanos entregados a la vida fácil. Se acabó el tiempo de no trabajar porque un país se construye con sacrificios y con la fuerza laboral de sus ciudadanos.
Por esa razón apareció una líder que fue capaz de meterse en el alma nacional al igual que lo hicieron en su momento Carlos Andrés Pérez y Hugo Chávez Frías que fueron capaces de conectarse con el alma de la gente hasta llegar a una emoción colectiva que rompió las barreras de la locura. Cap con su eslogan “ese hombre si camina” en un momento y “Democracia con energía en el otro momento llegó dos veces a la Presidencia de la República empujado por la emoción de un pueblo ansioso de cambio. A Chávez con el “Por ahora” que lanzó en la televisión venezolana aquella madrugada le permitió ganarse el corazón de la patria para coronar su estatus de líder de Venezuela y su proyección se fue por todo el continente donde se conoció su liderazgo.
Ahora cuando el chavismo frisa el cuarto de siglo en el poder con la bicoca de 25 años gobernando a Venezuela y cuando ya no había esperanzas de cambio de modelo político por el control hegemónico que la revolución tejió para quedarse en el poder para siempre, apareció María Corina Machado como aquella Doña Bárbara creada por la creación literaria de Rómulo Gallegos. Nadie en Venezuela apostó a la líder caraqueña que decidió en algún pasaje de su vida entregar su alma guerrera para salvar al país de las manos del régimen y en su perseverancia y terquedad esculpió una nueva forma de hacer liderazgo al aprender de los errores de los últimos mandatarios de la región. De esa manera la bautizada “La Dama de Hierro” se inventó un eslogan de campaña “Hasta el final” una construcción adverbial que por su profundidad semántica se le metió en el alma a los ciudadanos de la patria de Bolívar que comenzaron a tejer sueños de grandeza fundamentados en el coraje de la mujer venezolana.
No fue nada fácil para María Corina retar la intransigencia y el celo de los políticos venezolanos que desde que llamó ladrón a Chávez en la Asamblea Nacional le pusieron el ojo porque esa demostración de coraje al retar al líder de momento en su propia madriguera no fue una tarea fácil, pero si preñada de garra y corazón. Desde el momento que esa mujer formó esa Ong “Súmate” que le permitió conocer a profundidad el corazón electoral de Venezuela se empezó a formar una líder con la capacidad para erigirse como la nueva figura de la Venezuela de los nuevos tiempos. Pero no solo encontró una barrera en el chavismo que la veía venir avanzando y le cerraba las puertas cada vez que asomaba la cabeza y la mantuvieron a distancia mientras estuvo como diputada en la Asamblea Nacional porque sabían de lo que era capaz una mujer que retó en público al mismísimo Chávez. En ese escenario legislativo la maltrataron hasta fracturarle la nariz y esa foto de la líder hospitalizada y con la cara golpeada está vigente en los recuerdos de los venezolanos. Tuvo que vencer las barricadas de los hombres de la política venezolana que en el terreno de la oposición la miraban como una enemiga de sus ambiciones milenarias. Y fue desde el seno de AD, Copei, PJ, VP, UNT y el resto de los partidos políticos desde donde salieron los ataque más feroces contra la nueva líder de Venezuela.
Enfrentar al chavismo y a la oposición no era una tarea fácil para una mujer porque ese campo concedido a los hombres no había tenido en la historia política de Venezuela una mujer protagonizando aspiraciones presidenciales y los tantos errores en el mando hicieron brotar del corazón de la Caracas maltratada esta Dama de Hierro que los mismos chavistas ven como la salvadora de la patria.
Se dio de nuevo una emoción nacional en la figura de La Machado como la tildaban sus enemigos y los más atrevidos la calificaron de radical por su posición de utilizar la dureza de su verbo para venderse ante el país. Y ahí viene la pregunta, eso no fue lo mismo que hizo Chávez para venderse ante los venezolanos? Es que la gente Shakirizada, ciega y sorda solo vio que con ese estilo no se rompería el celofán de la revolución y para la corajuda venezolana ese era el rumbo a tomar para poder ganarle a la revolución en el voto a voto.
Al final nació la líder nacional que fue execrada por el régimen al inhabilitarla como forma de parar ese tren del liderazgo colectivo que fue capaz der quitarle el gobierno la conexión con la gente y asomarse como la mujer fuerte que puso en tela de juicio el liderazgo revolucionario. La inhabilitaron injustamente por unos pagos de bonos que daban en la Asamblea Nacional a los diputados y que supuestamente no los declaró y ese fue la excusa política para quietarle la oportunidad de gobernar a Venezuela. Y cuando creían los estrategas del régimen que esa jugada era suficiente para apagar el fuego se equivocaron de nuevo porque la Dama de Hierro como la bautizó el pueblo venezolano entendió que debía seguir luchando por su patria y por eso sacó la carta de Corina Yoris, una académica con sus años en la espalda que por tener el nombre de Corina fue una jugada perfecta que tampoco aceptaron los chavistas porque se repetiría el mismo fenómeno electoral que estaba en pleno desarrollo. A la señora Corina Yoris tampoco la aceptaron y cuando ya cerraban las puertas para celebrar la permanencia del régimen para siempre sacó la oposición venezolana la figura de Edmundo González Urrutia como abanderado presidencial de la Unidad.
En ese momento es cuando la oposición venezolana entiende el mensaje de María Corina Machado y decidieron plegarse a su liderazgo como bandera para conquistar el poder. Al fin dejó la oposición de atacar a María Corina y decidieron reconocer que es la única en este tiempo que está conectada con la gente der todo el país y eso se ha probado en la campaña presidencial donde Edmundo González camina de la mano con la Dama de Hierro para mantener esperanzado a un pueblo que pide cambio a gritos.
Hoy cuando vemos los partidos de la Unidad Nacional al lado de Edmundo y María Corina le damos gracias a Dios por haber abierto el entendimiento de los sabios de la política que cabalgan por los caminos de la liberación de Venezuela. Ahí está la líder del país recorriendo el país entero y generando un tsunami de emociones que fortalece cada día la esperanza de cambios y le da a los venezolanos la posibilidad de usar su voto el 28 de julio para liberar a Venezuela de esta pesadilla.
La matriz de opinión no solo de las encuestadoras, sino de la propia gente que grita, habla y conversa sobre el fin de la revolución es evidente y a 40 días del 28 de julio da una ventaja abrumadora al candidato de la Unidad Nacional con un 60-20 que se convirtió en una matriz que no pueden cambiar ni las dádivas, ni las presiones políticas, ni los 1 X 10, ni el terrorismo como estrategia para cambiar una decisión que ya está tomada. Lo que queda es esperar el 28 de julio para ver salir a los venezolanos hasta debajo de las piedras para lograr la libertad de Venezuela.
Pueden estar seguros Ecarri, el Conde, Bertuchi, Brito y el Burro Martinez que ese 1% que tienen como premio consolación es solo el sello de enemigos del país que no llegaron a entender que primero está la salvación de la patria que cuatro mensajes trasnochados que en ningún momento le llegó a los venezolanos. Y por otra parte Bernabé Gutiérrez y Oscar Ronderos entrarán al libro negro de la historia al sepultar a Acción Democrática al venderse al régimen con un candidato como el Burro Martínez que tiene un lugar asignado como una excusa para venderle el alma al Diablo por cuatro bolívares, pues como escribió Laura Esquivel “Así que resulta muy reconfortante que alguien luche y gane por nosotros. Que nos ponga a circular la adrenalina. Que nos haga sentir que vencimos un peligro. Que nos coloque en una posición de superioridad desde la cual podamos reírnos del jefe, de la suegra, del vecino. Que nos haga creer que salvamos el planeta, que amamos nueve semanas y media, que acabamos con los malos, que derrotamos al demonio, que aplastamos al muñeco asesino”.

Un comentario

  1. Así mismo es. Nos llegó el momento del cambio. Y caminar unidos con lazos fuertes por una Venezuela libre, por nuestros Abuelos, padres y más aún por nuestros niños que son el futuro de esta patria bella y bendita por nuestro Señor Jesús 🙏🙏😇🙏

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *