Mardeletras: Una cierta carcajada

Juan J. Prieto L.*Driasmark abandonó Polonia a los veinticinco años, alucinando por un rumbo diferente, un mejor destino y así dejar atrás la obstinación espantosa que anidaba en sus sueños. Con el semblante enfermizo colgado en medio de su cuerpo, luchaba constantemente por reponerse. Toda Europa estaba a su disposición, con algunos percances las fronteras […]